sábado, 2 de noviembre de 2013

PUBLICACIONES DE MUJERES BICI-BLES

La reciente publicación en el Periódico Gente de Cabecera me lleva a hacer la siguiente compilación:


- Revista El Bicitante:  http://issuu.com/elbicitante. Revise páginas 19 y 26.


- Reportaje María Alejandra Padilla y Catalina Millán: http://issuu.com/mapaday/d

ocs/pedaleando_por_la_movilidad 

martes, 15 de octubre de 2013

CICLISMO METAFÍSICO, O SOBRE UNA HERMENÉUTICA DE LA MOVILIDAD


A propósito de la foto que Carol Dunlop tomó a Julio Cortázar en su bici*, por allá en los años 80, me quedé divagando sobre la posibilidad de encontrar un punto común entre la bicicleta y la filosofía, ese lugar donde convergen en una misma idea o cosa-en-sí y se pueda entonces plantear una pregunta sobre la bicicleta que intenta resolverse a la luz de la filosofía o desde la filosofía explicar un asunto de la bicicleta, en fin… Esto ya lo había discutido con mi profesor de tesis y del tema A (Literatura y filosofía) y el tema B (obvio, Bicicleta y Filosofía), nos quedamos con el A y en el B nos dedicamos a pedalear y seguimos adelante. Ahora, ¿Qué es eso de ‘ciclismo metafísico’? ¿Existe alguna cuestión metafísica sobre la bicicleta? Al respecto, las siguiente elucubraciones.

Empecemos con las preguntas. Alfonso Castellanos, ilustre santandereano, diría: “Desde la ciudad de Bucaramanga, alguien que escribió en Google “cómo formular una pregunta metafísica sobre la bicicleta”, nos pregunta”… De entre todas las opciones, motorizadas o no, ¿por qué la bicicleta? Si esta no tiene motor, ¿cuál es entonces ese motor que impulsa nuestras piernas y nos lleva a pedalear? ¿Cuáles los motivos? ¿Cuáles las circunstancias? ¿Cuáles los beneficios? ¿A qué nos exponemos? Si es en bici, ¿Por qué sí? Si no es en bici, ¿Por qué no? ¿Por qué estoy escribiendo esto? No se preocupen, yo sé quién sabe lo que usted no sabe.

Y Alfonso Castellanos también lo sabe. Y nuestros dirigentes también lo saben pero hacen como que no los saben y por ello, estamos como estamos y siguen privilegiando el uso del carro. Las preguntas, por su carácter subjetivo, nos llevan a infinitas conclusiones que, dependiendo de la cuestión, pueden llegar incluso a orientar una estrategia de promoción del uso de la bicicleta como medio alternativo de transporte en una ciudad determinada. ¿Por qué usar la bicicleta en una ciudad como Bucaramanga donde se prohíbe su uso? La respuesta: Podemos entonces preguntar a los 7.500 ciclistas de recreovía, un trabajo de largo aliento. Me quedo mejor con las divagaciones. Pura metafísica.

Sin embargo, son varios los motivos alrededor del uso de la bicicleta, los cuales deberían estimular a más personas a desplazarse en bici y pensar en ella como primer medio de movilidad limpia: la rapidez en los desplazamientos, la reducción de contaminantes, el ahorro de dinero, la salud física y mental, la conservación del medio ambiente, la producción de energía, la capacidad asociativa y conexión con lo cercano, contribuye a la convivencia y comunicación ciudadana, y, en el caso de Bucaramanga, la recreación y el divertimento (estas últimas se pueden tomar como una tendencia en aumento, un tanto distorsionada de lo que verdaderamente es el ciclismo urbano, que ha puesto a la bicicleta de moda y nos hace ocupar el séptimo lugar en cualesquier top 10 de América Latina).

Lo cierto del asunto es que nadie, en esta ciudad, ha dilucidado cuáles son los motivos que rigen las decisiones de las pocas personas que nos hemos acercado a la bicicleta como medio de transporte, y que puede ser clave a la hora de analizar la motivación de los cambios de hábitos en relación al entorno urbano, incluso, definir políticas que se acomoden a esos motivos, para favorecer que las decisiones políticas en torno a la movilidad alternativa se tomen con más seriedad y facilidad. ¡Un momento! ¿Has dicho “decisiones políticas”? Un tema neurálgico. Esta vez, metafísica pura.

¿Por qué nos movemos en bici? Nos movemos en bici por la misma razón por la que preferimos una panorámica completa del camino, sentir el viento antes que pre-fabricarlo, pedalear que ser llevados. Nos movemos en bici porque no hemos sentido otra grata experiencia de la libertad que la de rodar por calles censuradas y no dispuestas para la bicicleta, porque es ella parte de la solución prohibida, porque en una jornada podemos dar la vuelta a la ciudad y al ánimo. Nos movemos en bici porque en esta máquina, soñada en el siglo XV por Leonardo da Vinci, nuestras alas levantan vuelvo. En fin, nos movemos en bici porque somos conscientes de la protección que se le debe procurar a la tierra, porque es una forma saludable de movilidad, porque afortunadamente es un vehículo accesible y de práctico uso. Pedaleamos entre los que conducen. Sobre el asfalto, nos encontramos con quienes creemos en la bicicultura, porque las bicicletas son también catalizadores sociales. Es simple: nos movemos en bicicleta porque no podemos dejar de pedalear**.

Toda esta información, útil en su simple naturaleza, puede establecer un punto de partida y potencializar un trabajo pedagógico que estimule el uso de la bicicleta. La pregunta, otra pregunta sí, es ahora: Si “conocemos” lo que mueve a la gente a usar la bici, ¿será posible multiplicar este conocimiento como antídoto contra aquellos que utilizan otros medios de transporte como el motorizado? Los motivos fueron dichos, el efecto se replica en cada persona que decide usar la bici no sólo de manera recreativa. El planteamiento es tan valioso como el producto y que esto sirva para justificar, nuevamente, la necesidad de privilegiar la movilidad alternativa.

Y, bueno, sí. Esto no es metafísica.

* Foto al final de la elucubración.


** Tomado de un texto de mi autoría en una anterior publicación.

viernes, 4 de octubre de 2013

PEDALEANDO POR LA MOVILIDAD


...Comparto el reportaje 'Pedaleando por la movilidad', de Maria Alejandra Padilla y Catalina Millán Chávez, sobre el trabajo pro-bici que estamos haciendo desde Mujeres Bici-bles. No solo celebro la lucidez y sensibilidad de ellas dos, también celebro que desde la Upb Bga, mi lugar de trabajo, alimentemos el discurso y las prácticas relacionadas con la promoción de la bicicleta como alternativa de transporte. Estamos participando en causas absolutamente válidas y necesarias para el cambio...






Pd. El archivo no abre desde celulares ni tabletas...




EN BICICLETA CON MUJERES BICI-BLES

Movilidad es la propensión de todo ser humano a desplazarse. Una ciudad debe responder a las necesidades de sus ciudadanos en constante movimiento. Bucaramanga, como una de las diez ciudades seleccionadas por FINDETER para el proyecto Ciudades Sostenibles, necesita responder a la categoría de movilidad eficiente, con un sistema integrado que permita el uso equilibrado de sistemas motorizados y no motorizados, en los cuales encontraremos modos de transporte alternativos y limpios, como la bicicleta.



Reconocemos la ciudad como un espacio que debe posibilitar y garantizar el tránsito para alternativas de movilidad limpias y no motorizadas, como la bicicleta. Quienes han rodado por las vías de Bucaramanga, saben que montar en bici por nuestra ciudad es una gran experiencia, con un nivel de exigencia apenas justo para el ciclismo urbano.




Además, montar en bicicleta tiene otras ventajas: cuida de nuestra economía, es también saludable porque mejora nuestra salud, física y mental, tiene un impacto positivo en el medio ambiente (reducción de gases tóxicos, menos contaminación) y en la sociedad (disminuye el tránsito de automotores, mejora la convivencia). La bicicleta, entonces, representa un transporte esencialmente humano.




Independiente de las condiciones en la infraestructura vial que tenga Bucaramanga para la movilidad no motorizada, porque no la tiene, la sola comprensión de los beneficios de la bici debe motivar y promover el ciclismo urbano. No tenemos carriles para la bici, es cierto, pero, mientras se logra la inversión en carriles para la bici, tenemos vías y la bicicleta es otro vehículo que debe sumarse a los derechos y deberes para el tránsito, respetando las normas de tránsito y seguridad, para una movilidad segura, respetuosa y cordial. ¿Utópico? Ya lo veremos.




A pedal, la calle es nuestra. Con Mujeres bici-bles generamos, en el escenario bumangués, tenemos más experiencias de bicicultura urbana. Gracias por construir ciudad... #SomosBici-bles

Description

...#UsaLaBici. Mira a tu alrededor y descubre que así como no hay una sola forma de movilidad, tampoco una sola manera de vivir. La bici, a todos, nos provoca un placer común. Una alternativa de transporte que todos podemos disfrutar. Y, cuando disfrutas algo, ese algo se convierte en buena energía. Energía que no solo te lleva de un lado a otro, sino que convierte al mundo en un lugar mejor, que garantice la calidad de vida. Un lugar donde todos podemos escoger entre quemar calorías o quemar combustible contaminante. Escogemos la primera. Un lugar donde la gente procura que el cambio suceda. Este lugar, el mundo, está bajo tus pies, no en la TV, no en los realities, ni en las redes sociales. Quizás sea difícil imaginar que dos ruedas y la unidad de ciclistas urbanos marquen la diferencia. Nosotras ya lo imaginamos...


¿Pedaleamos? #SomosBici_bles

Twitter: @Mujeresbicibles


Correo electrónico: mujeresbiciblesbga@gmail.com




domingo, 29 de septiembre de 2013

PEDALEAR ES DE HUMANOS

La congestión víal ha ido ganando terreno en Bucaramanga y el área metropolitana y todo parece indicar que es una situación que se agrava día a día, siendo un peligro cierto que se cierne sobre la calidad de vida humana. La anarquía del transporte, el crecimiento del parque automotor, la insuficiencia de vías para el flujo vehicular, la falta de autoridad vial y la poca cultura, son leitmotiv, según Vanguardia Liberal (http://www.vanguardia.com/santander/bucaramanga/227221-desesperante-asi-es-el-paso-vial-por-los-lados-de-canaveral) , del “desesperante” problema de movilidad.

A este penoso valle de lágrimas, queremos sumar otros tres y un bonus track:

1. USO RACIONAL DEL AUTO: Al indiscriminado deseo de ser dueño o dueña de un auto, por razones de “comodidad” y estatus (comodidad que se traduce en llenarse de paciencia para moverse del punto A al punto B, y estatus porque, según parece, el auto provee sin duda una idea de “progreso” y mejores ingresos de los unos en relación a los otros y también una sensación de seguridad), se une la inexistente pedagogía del USO RACIONAL DEL AUTO, el cual se refleja en la cantidad desproporcionada de autos con un solo pasajero (el conductor), y que, de implementarse, puede ser parte de la solución para disminuir el “desesperante” congestionamiento vial. En nuestra ciudad y el área Metropolitana NO EXISTEN pedagogías que informen de la posibilidad, estimulen el uso y premien a quienes comparten el auto. -¿Cómo así?, se preguntan, -¿compartir mi auto con personas extrañas? Sí, respondemos, algo así, pero no con seres extraños sino con familiares, amigos, vecinos. No es difícil imaginar que, por ejemplo, en un lugar X de la ciudad, como Real de Minas, habitan 4 y hasta más estudiantes de la, por ejemplo, UPB, compañeros de clase, de los cuales, tres llegan -cada uno-, en su auto y el otro llega, por ejemplo, en Metrolínea. Sí, es una posibilidad que estos amigos estrechen aún más sus lazos afectivos y compartan uno de los tres autos. ¿Solución? Dos autos menos en el recorrido Real de Minas – Km 7 vía Piedecuesta y un usuario menos de Metrolínea, víctima del hacinamiento y la incomodidad.

2. PROMOCIÓN DE LA BICICLETA COMO ALTERNATIVA DE TRANSPORTE: Lo de siempre, lo de nosotr@s, mamert@s de la bicicleta, y que proclamamos a grito entero (grito que parece no ser escuchado): la ABSOLUTA INDIFERENCIA POLÍTICA Y PÚBLICA A ESPACIOS Y PEDAGOGÍAS QUE MOTIVEN EL USO DE ALTERNATIVAS DE TRANSPORTE, como la BICICLETA, así seamos la séptima ciudad en América Latina, con más ciclistas de ciclopaseo y recreovía. Asimismo, la ciudad fue, está diseñada para favorecer la movilidad motorizada, ignorando (consiente o inconscientemente), la PRELACIÓN MUNDIAL EN MOVILIDAD: Primero el peatón, segundo el ciclista y luego todo lo que tenga motor. -¿Cómo así?, dirán, ¿Más espacios para caminar y andar en bicicleta y menos para la colección de autos que tengo en el garaje de mi casa? Sí, respondemos, un metro con cincuenta en cada lado de la autopista, calles, carreras y avenidas, para quienes nos movemos en la bici y para estimular que otros se sientan más confiados y seguros y decidan hacerlo. Además, en las empresas privadas deberían estimular el uso de la bicicleta con incentivos que se traducen en lo económico, incluso, en disponer de duchas y zonas de hidratación, como una cafetería bien dotada. ¿Es en serio?, dicen en las empresas. Sí, -respondemos. Si aumenta la calidad de vida de todos, ganamos todos, incluyendo el mercado. Sin embargo, mientras eso sucede, bicicletas y autos deben y pueden co-existir en las vías destinadas para la MOVILIDAD (Movilidad: propensión de todo ser humano a desplazarse).

3. ¿DÓNDE PARQUEAMOS?: Por favor, señor taxista y señor conductor. Si tiene auto, parquee en un parqueadero, las vías son para la MOVILIDAD. Por favor, señores administradores de Centros Comerciales, dispongan de espacios exclusivos para el parqueo de taxis y hagan valer esta inversión. El libre parqueo no debe ser necesariamente responsabilidad de Tránsito. También es responsabilidad de todos. Los dueños de las vías no son los taxistas, ni son los conductores que parquean donde se les antoja. Las vías son de todos y, así suene a disco rayado, su razón de ser es la MOVILIDAD. Más pedagogía, más civismo, más urbanidad.

BONUS TRACK. TERCER CARRIL: Ante la creciente presión sobre la capacidad de las vías para acomodar tanto carro, nuestros dirigentes después de leer el resumen de CIUDAD SOSTENIBLE PARA DUMMIES, decidieron ampliar la autopista. Y aquí, otra vez, se nos irrigan los nervios. Con bombo y platillo, cerrada de vía y show mañanero se inauguró la construcción del TERCER CARRIL. Sí, más vías para más autos y para más polución. Y ojo a esto: TERCER CARRIL que ni siquiera contempla el más mínimo centímetro para peatones o ciclistas. PRELACIÓN ABSOLUTA AL VEHÍCULO MOTORIZADO (y a esto le llaman #CiudadSostenible). Recordemos la famosa frase de Lewis Mumford (autor que nuestros dirigentes no leyeron, por supuesto): “Aumentar el número de carriles a una autopista para resolver el problema de congestión vial es como aflojar el cinturón para resolver la obesidad”. Disculpe, ¿esto qué quiere decir? –Quiere decir que construir más y más vías puede ser contraproducente en el  mediano o largo plazo y agravar la congestión. Asimismo, frente a este tema, nos preguntamos, ¿y cómo van a hacer para garantizar una movilidad efectiva durante la construcción del tercer carril? Si ahora mismo es una tragedia, durante las obras de construcción va a ser un verdadero viacrucis desplazarse de sur a norte y viceversa. Es hora de que se hagan planes, que se aproveche este momento de las obras para estimular a la gente a que comparta el carro, a que las empresas y universidades estimulen el uso de la bicicleta, incluso, que pongan un bicicarril provisional, con brocha y vinilo, sin inversiones dramáticas de dinero (acompañado de más pedagogía en movilidad).

El asunto de la movilidad es un asunto de todos. No se trata de no usar el auto, se trata de hacer un uso racional, aunque si vende el auto y se compra una bici y le alcanza hasta para comprarle bicicleta a sus familiares y amigos, sería estupendo (toco madera). Necesitamos más ciclistas en la vía. Sí, asumiendo riesgos, como los asumimos todos. El asunto de la congestión vial no solo compete a las autoridades, también nos compete. Acá vivimos, acá respiramos y realmente es tonto ganarse un problema de salud, de nervios, de vida, cuando la solución está en las manos de nosotros. Las personas que dirigen esta ciudad y este departamento no saben lo que hacen. Y, bueno, errar es de humanos.

Y pedalear también.

SÉPTIMA CIUDAD CON MÁS CICLISTAS DE CICLOPASEO Y RECREOVÍA

Esto fue noticia el 23 de septiembre en Vanguardia Liberalhttp://www.vanguardia.com/santander/bucaramanga/226371-bucaramanga-entre-ciudades-latinoamericanas-que-mas-usan-la-bicicleta. Del documento, varias temas por tratar. Está largo, pero vale la pena leerlo.


Primero, me alegra una vez mas sentir que el tema de la bicicleta genera polémica, detractores, apasionados, biciactivismo, y a mí me mueve la aguja y me pica la lengua.

Segundo, ¡TENEMOS 5.000 MILLONES DE PESOS PARA CICLORUTAS!, ¡WOW!, según Jaime Rodríguez Ballesteros, director de Metrolínea (Oficial), eso sí, así estén quebrados, tenemos ese dinero y por falta de voluntad política está ahí, congelado. (Excelente dato para los interesados en buscar votos para apoyar sus campañas políticas).

Tercero, ¿7.500 ciclistas contados a ojo humano, azuzados además por la avidez de protagonismo? Según la Corporación Ciclaramanga, otrora movimiento ciudadano y al cual pertenecí en su fundación, proyección y posicionamiento, “este año se ha transportado a más de 7.500 bumangueses en 15 ciclopaseos oficiales en la ciudad, registrando entre 500 y 1.200 participantes en cada uno de ellos”. La lógica es la siguiente: Cada asistente a cada ciclopaseo es diferente al anterior y eso suma. Entonces, gracias a los veintitantos ciclopaseos, y en esa ilogia matemática, se pueden hablar de más de 15 mil ciclistas desde los inicios de los ciclopaseos con elInstituto Juventud Deporte Recreación Inderbu. ¡Somos más ciclistas que conductores de carros! ¡Excelente! y seguramente con esta nueva cifra, volvemos al primer lugar del país más feliz del mundo (aplausos).

Cuarto, ¿Montar bicicleta en un espacio construido para la diversión y el entretenimiento, espacio que además no existía, hacen de Bucaramanga una de las ocho ciudades emergentes de América Latina con mayor uso de la bicicleta COMO PRINCIPAL MEDIO DE TRANSPORTE, de acuerdo con el estudio Biciciudades 2013? En ese caso, también debe ser una de las ciudades con mayor uso de patines COMO PRINCIPAL MEDIO DE TRANSPORTE (porque también se ven patinadores en las recreovías) y de peatones felices y respetados, porque también hay gente corriendo en la cicloruta.

Quinto, en el Plan Maestro de Movilidad de Bucaramanga se estableció que a partir de este año se iniciaría la construcción de 39 kilómetros de ciclorutas, que culminarían en 2030. Eso quiere decir que en 17 años (2013-2030), se van a construir 2,29 aprox Km de cicloruta por año. ¡WOW! Contentillo pa' mi gente linda, pa' mi gente bella...

RECORDEMOS EL PUNTO b DEL ARTÍCULO 2 DE LA LEY 1083 DEL 2006: Articular los sistemas de movilidad con la estructura urbana en el Plan de Ordenamiento Territorial. En especial se debe diseñar una red peatonal y de ciclo rutas que complemente el sistema de transporte, y articule las zonas de producción, los equipamientos urbanos, las zonas de recreación y las zonas residenciales de la ciudad propuesta por el POT... (Recomendada la ley). 2006, amiwis, 2006.

De verdad yo quiero ver 7.500 ciclistas urbanos movilizándose en sus bicicletas por las vías de Bucaramanga, en un ejercicio de co-existencia con la movilidad motorizada, no de manera recreativa aunque resulta divertido usar la bicicleta, sino como MEDIO DE TRANSPORTE ALTERNATIVO, muy en la dirección de la SUSTENTABILIDAD de la que tanto hablan Luis Francisco Bohorquez y Richard Aguilar.

Es un tema bastante amplio para conversar. Son mucho factores: sin voluntad política y sin presión ciudadana, la calidad de vida en nuestras ciudades disminuye. Sin voluntad política y con presión ciudadana, el tema estará sobre la mesa y la discusión a la orden del día, con el objetivo de buscar espacios para la movilidad alternativa. ¿Se puede coexistir con la movilidad motorizada - autos - buses - motos, etc? Sí, en una pedagogía de co-existencia, reconocimiento y tolerancia por el otro. ¿Existe eso en Bucaramanga? No. ¿Puede ser una línea de acción para motivar el uso de la bicicleta como alternativa de transporte más allá de un ciclopaseo y una salida de domingo? Sí, y hasta más barato que construir ciclorutas. Bogotá tiene aprox 370 Km de cicloruta y esperan llegar a 700. De la UIS a Piedecuesta por toda la 27, cruzando autopista y llegando al pueblo, hay aprox 20 Km. ¿Entonces?

Se necesita voluntad política, se necesitan datos exactos y hablar con la verdad en temas de movilidad, se necesita rigor académico, se necesitan espacios serios de discusión, se necesitan dolientes, se necesita promover el uso de la bicicleta como alternativa de transporte más allá de lo recreativo, se necesita generar pedagogías de movilidad que incluyan y den prelación al peatón y al ciclista porque, mundialmente, esa es la jerarquía de movilidad: PRIMERO EL PEATÓN, SEGUNDO EL CICLISTA Y DESPUÉS TODO LO QUE TENGA MOTOR y bueno, también se necesita fe, se necesita valor, se necesita paciencia, se necesita amor por la ciudad y cariño hasta por el cuerpo de uno, que es y será el afectado siempre gracias a la polución y contaminación...