domingo, 29 de septiembre de 2013

PEDALEAR ES DE HUMANOS

La congestión víal ha ido ganando terreno en Bucaramanga y el área metropolitana y todo parece indicar que es una situación que se agrava día a día, siendo un peligro cierto que se cierne sobre la calidad de vida humana. La anarquía del transporte, el crecimiento del parque automotor, la insuficiencia de vías para el flujo vehicular, la falta de autoridad vial y la poca cultura, son leitmotiv, según Vanguardia Liberal (http://www.vanguardia.com/santander/bucaramanga/227221-desesperante-asi-es-el-paso-vial-por-los-lados-de-canaveral) , del “desesperante” problema de movilidad.

A este penoso valle de lágrimas, queremos sumar otros tres y un bonus track:

1. USO RACIONAL DEL AUTO: Al indiscriminado deseo de ser dueño o dueña de un auto, por razones de “comodidad” y estatus (comodidad que se traduce en llenarse de paciencia para moverse del punto A al punto B, y estatus porque, según parece, el auto provee sin duda una idea de “progreso” y mejores ingresos de los unos en relación a los otros y también una sensación de seguridad), se une la inexistente pedagogía del USO RACIONAL DEL AUTO, el cual se refleja en la cantidad desproporcionada de autos con un solo pasajero (el conductor), y que, de implementarse, puede ser parte de la solución para disminuir el “desesperante” congestionamiento vial. En nuestra ciudad y el área Metropolitana NO EXISTEN pedagogías que informen de la posibilidad, estimulen el uso y premien a quienes comparten el auto. -¿Cómo así?, se preguntan, -¿compartir mi auto con personas extrañas? Sí, respondemos, algo así, pero no con seres extraños sino con familiares, amigos, vecinos. No es difícil imaginar que, por ejemplo, en un lugar X de la ciudad, como Real de Minas, habitan 4 y hasta más estudiantes de la, por ejemplo, UPB, compañeros de clase, de los cuales, tres llegan -cada uno-, en su auto y el otro llega, por ejemplo, en Metrolínea. Sí, es una posibilidad que estos amigos estrechen aún más sus lazos afectivos y compartan uno de los tres autos. ¿Solución? Dos autos menos en el recorrido Real de Minas – Km 7 vía Piedecuesta y un usuario menos de Metrolínea, víctima del hacinamiento y la incomodidad.

2. PROMOCIÓN DE LA BICICLETA COMO ALTERNATIVA DE TRANSPORTE: Lo de siempre, lo de nosotr@s, mamert@s de la bicicleta, y que proclamamos a grito entero (grito que parece no ser escuchado): la ABSOLUTA INDIFERENCIA POLÍTICA Y PÚBLICA A ESPACIOS Y PEDAGOGÍAS QUE MOTIVEN EL USO DE ALTERNATIVAS DE TRANSPORTE, como la BICICLETA, así seamos la séptima ciudad en América Latina, con más ciclistas de ciclopaseo y recreovía. Asimismo, la ciudad fue, está diseñada para favorecer la movilidad motorizada, ignorando (consiente o inconscientemente), la PRELACIÓN MUNDIAL EN MOVILIDAD: Primero el peatón, segundo el ciclista y luego todo lo que tenga motor. -¿Cómo así?, dirán, ¿Más espacios para caminar y andar en bicicleta y menos para la colección de autos que tengo en el garaje de mi casa? Sí, respondemos, un metro con cincuenta en cada lado de la autopista, calles, carreras y avenidas, para quienes nos movemos en la bici y para estimular que otros se sientan más confiados y seguros y decidan hacerlo. Además, en las empresas privadas deberían estimular el uso de la bicicleta con incentivos que se traducen en lo económico, incluso, en disponer de duchas y zonas de hidratación, como una cafetería bien dotada. ¿Es en serio?, dicen en las empresas. Sí, -respondemos. Si aumenta la calidad de vida de todos, ganamos todos, incluyendo el mercado. Sin embargo, mientras eso sucede, bicicletas y autos deben y pueden co-existir en las vías destinadas para la MOVILIDAD (Movilidad: propensión de todo ser humano a desplazarse).

3. ¿DÓNDE PARQUEAMOS?: Por favor, señor taxista y señor conductor. Si tiene auto, parquee en un parqueadero, las vías son para la MOVILIDAD. Por favor, señores administradores de Centros Comerciales, dispongan de espacios exclusivos para el parqueo de taxis y hagan valer esta inversión. El libre parqueo no debe ser necesariamente responsabilidad de Tránsito. También es responsabilidad de todos. Los dueños de las vías no son los taxistas, ni son los conductores que parquean donde se les antoja. Las vías son de todos y, así suene a disco rayado, su razón de ser es la MOVILIDAD. Más pedagogía, más civismo, más urbanidad.

BONUS TRACK. TERCER CARRIL: Ante la creciente presión sobre la capacidad de las vías para acomodar tanto carro, nuestros dirigentes después de leer el resumen de CIUDAD SOSTENIBLE PARA DUMMIES, decidieron ampliar la autopista. Y aquí, otra vez, se nos irrigan los nervios. Con bombo y platillo, cerrada de vía y show mañanero se inauguró la construcción del TERCER CARRIL. Sí, más vías para más autos y para más polución. Y ojo a esto: TERCER CARRIL que ni siquiera contempla el más mínimo centímetro para peatones o ciclistas. PRELACIÓN ABSOLUTA AL VEHÍCULO MOTORIZADO (y a esto le llaman #CiudadSostenible). Recordemos la famosa frase de Lewis Mumford (autor que nuestros dirigentes no leyeron, por supuesto): “Aumentar el número de carriles a una autopista para resolver el problema de congestión vial es como aflojar el cinturón para resolver la obesidad”. Disculpe, ¿esto qué quiere decir? –Quiere decir que construir más y más vías puede ser contraproducente en el  mediano o largo plazo y agravar la congestión. Asimismo, frente a este tema, nos preguntamos, ¿y cómo van a hacer para garantizar una movilidad efectiva durante la construcción del tercer carril? Si ahora mismo es una tragedia, durante las obras de construcción va a ser un verdadero viacrucis desplazarse de sur a norte y viceversa. Es hora de que se hagan planes, que se aproveche este momento de las obras para estimular a la gente a que comparta el carro, a que las empresas y universidades estimulen el uso de la bicicleta, incluso, que pongan un bicicarril provisional, con brocha y vinilo, sin inversiones dramáticas de dinero (acompañado de más pedagogía en movilidad).

El asunto de la movilidad es un asunto de todos. No se trata de no usar el auto, se trata de hacer un uso racional, aunque si vende el auto y se compra una bici y le alcanza hasta para comprarle bicicleta a sus familiares y amigos, sería estupendo (toco madera). Necesitamos más ciclistas en la vía. Sí, asumiendo riesgos, como los asumimos todos. El asunto de la congestión vial no solo compete a las autoridades, también nos compete. Acá vivimos, acá respiramos y realmente es tonto ganarse un problema de salud, de nervios, de vida, cuando la solución está en las manos de nosotros. Las personas que dirigen esta ciudad y este departamento no saben lo que hacen. Y, bueno, errar es de humanos.

Y pedalear también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario