martes, 20 de mayo de 2014

ENTREVISTA COMPLETA DIARIO ADN BUCARAMANGA 20 DE MAYO 2014

Parte de la entrevista que comparto a continuación fue publicada en el Diario Gratuito ADNBucaramanga el 20 de mayo de 2014. Las preguntas fueron elaboradas por Alejandra Rojas, periodista del periódico.



Diario ADNBucaramanga: ¿Cuándo  y cómo se fundó Mujeres Bici-bles? 

Andrea Navarrete: La colectiva nació en 2012 y deriva del sentido que tiene la bicicleta para cada una de las personas que se han integrado al proceso, el cual nos llevó a encontrarnos y plantear un ejercicio de empoderamiento en asuntos de interés para la ciudad y que involucra especialmente a las mujeres como también a los hombres. Este proceso parte de una decisión consciente de actuar y participar en la construcción de ciudad en un ámbito tan trascendental hoy como lo es la movilidad, donde la bicicleta, siendo parte de la vida de cada mujer bici-ble, constituye un maravilloso instrumento de libertad para propiciar el goce y ejercicio del derecho a la ciudad en la urbe contemporánea.

ADNBuc: ¿Cuál es el propósito de la colectiva?  ¿Cuántas mujeres hacen parte? 

AN: Mujeres Bici-bles busca proponer actividades pensadas desde las mujeres para la comunidad en general, dirigidas todas a la promoción del uso de la bicicleta como alternativa de transporte, al respeto por el peatón, a prestar una veeduría sobre movilidad y a soñar una ciudad diferente para todos. El grupo logístico cuenta hoy con 13 mujeres, algunas estudiantes, otras profesionales. Sin embargo, también trabajamos la idea de que toda mujer que hace de la bicicleta su principal medio de transporte, es por ello una mujer bici-ble.

ADNBuc: ¿Cuál ha sido el aporte de la colectiva a la movilidad en Bucaramanga?

AN:  Estamos contribuyendo a través de ejercicios reales de movilidad en bicicleta, de discusión social y académica, a integrar una ciudadanía mejor informada sobre el rol de los medios de transporte no motorizados en el desarrollo de la ciudad, así co-laboramos en la construcción de un proyecto de ciudad que soñamos las mujeres, y a su vez trascendemos del uso recreativo de la bicicleta enfocándonos a propiciar la armonización de los diferentes medios de transporte en los usos de un espacio común y compartido como los son las vías.

ADNBuc: ¿De qué manera ha impactado la cultura de la bicicleta en la Ciudad Bonita?

AN: En los últimos años se ha venido fortaleciendo el ciclismo recreativo con los ciclopaseos urbanos organizados desde lo institucional. Esto ha tenido un impacto positivo en las empresas que venden y arreglan bicicletas y también en los planes para las familias y grupos de amigos. Además, la presencia de ciclistas en las calles, quienes comparten también el estatus de actores de movilidad como los usuarios del auto, la moto o el bus, genera una presión social muy importante para que los dirigentes presten atención a alternativas de transporte limpias, como la bicicleta. Creo que esa presión ya empezó a dar sus frutos con la construcción del primer bicicarril para Bucaramanga, sobre la carrera 17. Esperamos que sean más. Soñamos con un bicicarril que conecte toda el Área Metropolitana.

ADNBuc: Teniendo una mirada crítica. ¿Cómo ve la movilidad en la ciudad a nivel general? ¿Qué falencias opina usted que hay?

AN: Acá no hay una pedagogía sobre el uso racional del auto particular, ni sobre el respeto al peatón y al ciclista, y parece que nuestros dirigentes desconocieran los beneficios que tiene un sistema integrado de transporte efectivo que permita el uso equilibrado de sistemas motorizados y no motorizados y la posibilidad de compartir la vía. No sólo no se controla el uso del carro porque no es necesario un auto para mover una sola persona ni que entren 33 carros diarios a una ciudad a la cual ya no le caben tantos, sino que se privilegia su circulación, por ejemplo, con proyectos de ampliación de vías o construcción de intercambiadores que dejan por fuera al peatón y el ciclista. Vale la pena mencionar que en la jerarquía mundial de movilidad, el peatón y el ciclista ocupan el primero y segundo lugar, respectivamente, en tanto que el auto particular ocupa el quinto lugar, después del transporte urbano y el transporte de carga. Que en Bucaramanga se invierta esta jerarquía y que además se prohíba la circulación en bicicleta, (como se evidencia en las 76 señales ubicadas algunas de estas en las carreras 33, la 27, la 15, la 21, la 22, la 35 y la 36 o las calles 36 y 56, señales que además se encuentran en vías con velocidad 30, 40, 60 Km/h, es decir, en vías que no son rápidas y que contradicen la norma), no tiene ninguna coherencia con la proyección “sostenible” del actual gobierno. Y no sólo es el tema de la bicicultura, sino también el respeto por otro agente móvil, el más frágil de todos, el peatón, y al cual menos se le protege.

ADNBuc: ¿Qué proyectos adelanta la colectiva para crear cultura ciudadana, en cuanto a la importancia de implementar la bicicleta como medio de transporte?

AN: Nuestra actividad más especial es el curso de ciclismo urbano gratuito que ofrecemos a las mujeres, de cualquier edad, para que se acerquen a la bicicleta, la conozcan, aprendan a pedalear y sepan algunos tips para moverse en las vías urbanas. Además, abrimos espacios de discusión sobre temas de ciudad, en compañía de La Ciudad Verde y la Corporación Ciudad y Ciudadanos, con tertulias que favorecen la construcción de un discurso a favor de la ciudad, que se complementa con la fuere movilización de opinión e información a través de redes sociales. Celebramos las fechas especiales como el día de la mujer con la Rodada de Altura y pedaleamos la primera noche de luna llena con las Rodadas de Luna. Y, para nuestro orgullo, hacemos parte del equipo organizador del IV Foro Mundial de la Bicicleta, que se llevará a cabo en Medellín, en 2015.

ADNBuc: Hablando de cifras, ¿Cuántas personas se movilizan aproximadamente en la ciudad en bicicleta? ¿Cómo ha contribuido el colectivo a que estas cifras aumenten?

AN: Desconozco datos reales sobre esto y me parece harto irresponsable dar “cifras alegres” que puedan tergiversar la realidad. Según un reporte de Bucaramanga Cómo Vamos el 2% de la población se mueve en una bicicleta, es decir, según el mismo informe, 7.600 ciclistas urbanos. Yo llevo 12 años moviéndome en bicicleta en la ciudad y lo que sí puedo asegurar es que hoy hay más gente interesada en desplazarse en bicicleta por la ciudad. Y no sólo estudiantes, sino profesores y directivos académicos. ¿Cómo contribuímos? Cuando enseñamos sumamos más ciclistas a las vías. Esa es nuestra gran contribución.

ADNBuc: ¿Qué es lo más complicado de movilizarse en bicicleta en Bucaramanga? ¿Qué medidas preventivas deben tomar los ciudadanos para hacerlo?

AN: En las vías se vive una tensión por la apropiación del espacio público donde el sentido de propiedad privada de los automotores se traslada al sentimiento de dominio de las vías. Además, adolecemos de bicicarriles, pero mientras se logra esta inversión, tenemos vías y la bicicleta es otro vehículo que debe sumarse a los derechos y deberes para el tránsito, respetando las normas establecidas para una movilidad segura, respetuosa y cordial.  No está demás el uso de luces y reflectantes, algunos usan casco, pero siempre hacerse notar por los demás medios de transporte. Dicen que la geografía también influye, sin embargo uno se acostumbra a que las pendientes hace parte del reto de desplazarse en una bicicleta y no es complicado.

ADNBuc: ¿Qué tipo de apoyo necesita la colectiva Mujeres Bici-bles por parte de las entidades gubernamentales?

AN: Mujeres Bici-bles se cuida de perder su autonomía como movimiento social independiente; así tendemos puentes entre nuestro deseo de tener participación y la capacidad de incidencia política en las decisiones relacionadas con la bicicultura. Por ejemplo, ahora con la construcción del bicicarril de la carrera 17, creemos oportuno que estos proyectos sean socializados con nosotros, los ciclistas urbanos y seamos convocados para la toma de decisiones. Ahora con el POT, debe ampliar lo señalado exclusivamente sobre bicicarriles y ampliar su proyección a la consideración de las 76 señales de prohibido bicicletas y la implementaciones de biciparqueaderos.

ADNBuc: ¿Cuáles son los mayores retos para los colectivos de bicicletas en la ciudad?

AN: Actualmente hay 6 colectivos que lideran procesos pro-bici. El reto, por supuesto, es que más personas se enteren de sus beneficios, sus probabilidades de uso para distancias menores a los 8 km, el reconocimiento de la diversidad de actores del tránsito entre ellos quienes optamos por el uso de la bicicleta como medio de transporte, contribuir a disminuir la tensión y la violencia en las vías.

ADNBuc: Ya que no existen ciclorutas en la ciudad, ¿cómo hacen para movilizarse y estar seguras?

AN: Reconocemos la ciudad como un espacio que debe posibilitar y garantizar el tránsito en bicicleta, incluso sin carriles para bicicletas. La sola comprensión de los beneficios de la bici nos motiva a usarla como principal medio de transporte. Acá está implicado un tema de cultura y pedagogía ciudadana para compartir la vía, porque no son exclusivas de los transportes con motor. Es difícil abrirse camino en un escenario tan hostil y deben tomarse precauciones, sobre todo, hacerse ver a los conductores.

ADNBuc: ¿Qué beneficios para la salud tiene el movilizarse en bicicleta, de acuerdo a las estadísticas mundiales?

AN: Usar la bicicleta cuida de nuestra economía, es también positiva porque mejora la salud, física y mental y a la conservación del medio ambiente urbano, tiene un impacto positivo en el medio ambiente por reducir la emisión de gases tóxicos, mejora la convivencia, requieren de una infraestructura más económica que la que requieren los carros y llegan a ser más rápidas, especialmente en horas pico y en zonas de densidad vehicular.

ADNBuc: Para ud., ¿qué significa movilizarse en bicicleta?

AN: Empecé a usar la bicicleta para ir a la UIS a estudiar. Ahora la uso para llegar a otras universidades a dar mis clases. También llego en bicicleta a dar las clases de ciclismo urbano a otras mujeres y en bici hago el 100% de los recorridos en Bucaramanga. Además, es también objeto de estudio pues mi tesis de maestría está enfocada en la bici. Tengo varias y sigo alcanzando mis sueños subida en una bicicleta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario