domingo, 26 de octubre de 2014

CIUDADES PARA TODOS, PARTE I

El sábado 25 de octubre hicimos el primero de los 3 Pre-foros de la bicicleta que realizaremos este año, con un doble propósito: Poner sobre la mesa la discusión sobre movilidad y ciclismo urbano en nuestra propia ciudad (y Área Metropolitana) y promover el  Forum Mundial da Bicicleta (World Bicycle Forum), el cual se realizará del 26 de febrero al 1 de marzo, en Medellín, cuyo lema es “Ciudades para todos”.

Contamos con la participación de varios interesados, "ciudadanos inteligentes" como alguien mencionó, con la presencia de ciclistas, gente interesada y algunos grupos pro-bici, como Mujeres Bici-blesLa Revolución de la Bicicleta en Bucaramanga y Grupo Ciclas Trek. Sin embargo, los grandes ausentes siguen siendo las autoridades en temas de planeación de ciudad, recreación y transporte urbano, incluso los colectivos que promueven el ciclismo recreativo, que para bien, hacen que la gente compre y se suba a la bicicleta. Vamos a ver hasta cuándo la resistencia.

RETOS Y REALIDADES DE LA BICICLETA: ¿QUÉ CIUDAD QUEREMOS? UNA DE POCOS… UNA DE MUCHOS…UNA DE TODOS…

La primera y única intervención, que se alargó 3 horas, pero que fueron muy sustanciosas y enhorabuena no nos la perdimos, estuvo a cargo de Jesús David Acero Mora, quien accedió a acompañarnos en la jornada.

Jesús David habló de bicicleta, de ciclismo urbano, de infraestructura, de biciusarios, de las acciones concretas  que promueven la bicicleta en Bogotá, de los acuerdos municipales a favor de la bici en la capital, de las 13 entidades que se ocupan del tema de la bicicleta allá: Instituto de Desarrollo Urbano, Instituto Para la Economía Social, Policía Metropolitana, Secretaría de Gobierno, Secretaría de Planeación, SITP, Alcaldías Locales, Instituto Distrital Para La Recreación y el Deporte, Transmilenio, Secretaría de Educación, Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, Secretaría de Movilidad, y la Secretaría General; habló del transporte masivo, del mototaxismo, de los problemas de congestión vial, de la necesidad de re-pensar la ciudad, de que hay que tomar decisiones por las ciudades para todos… Mejor dicho, habló de los retos y las realidades de la bicicleta en Bogotá.

Me inspiro en esta visión tripartita, aquello de los retos y realidades y ya veremos qué resulta.

1.      Una de pocos.



La ciudad de pocos es la ciudad que privilegia el uso del carro. ¿Le suena familiar? Sí. Es la ciudad que amplía vías para los autos, que invierte enormes cantidades de dinero para infraestructura que en exceso privilegia el uso del auto y casi que anula y olvida al peatón y al ciclista. ¿Le suena familiar? Sí. Esa es el Área Metropolitana de Bucaramanga (AMB): una ciudad de pocos, una ciudad para los carros. Dijo Jesús David que en Colombia el promedio de tenencia de carro es menos del 15% de la población, es decir, que hay un 85% que se mueve en transporte público, o taxi, o camina, o usa la bicicleta o prefiere coger una moto “pirata”; un 85% que no es tenido en cuenta en las ciudades de pocos. Las mayores inversiones favorecen al menos del 15% de la población.

Vamos a las cifras: Según el más reciente reporte de Bucaramanga Cómo Vamos, en 2013 el número de vehículos motorizados (carros, motos, camperos y camionetas) está en 465.565 (185.935 carros et. al. y 279.630 motos), señalando en el reporte (y en negrita) que la estructura urbana del Área metropolitana “no tiene la suficiente capacidad en su red viaria”, y lo llaman como un fenómenos que debe llamar la atención, es decir, una realidad. Además, el reporte también refiere que ese incremento desproporcionado de transporte automotor, sumado al pésimo sistema de transporte masivo, genera un menor uso del transporte público. El AMB cuenta con una población de 1.113.565 y en esa proporción, al menos el 41.8% de la población se mueve en transporte motorizado.

Y, ¿las construcciones viales qué contemplan? Contemplan otra triste realidad: cero espacio para bicicarriles y senderos para peatones. Por ejemplo, la ampliación del tercer carril NO contempla la construcción de ciclorrutas, negación soportada en el POT. ¿Has dicho POT? Que sea el momento para recordarlo: En la Ley 1083 de 2006 se promueve la movilidad sostenible en distritos y municipios con Planes de Ordenamiento territorial y  da prelación a modos de movilización alternativos de transporte, como la bicicleta. En la actual disposición del Plan de Ordenamiento Territorial 2013 – 2027, la ciclorruta es reconocida como componente de infraestructura vial para modos alternativos, como lo señala el artículo 129. Además, reconoce una red de ciclorrutas en el artículo 130, y en el artículo 131 establece los corredores viales con ciclorruta. Sin embargo, el POT descarta la construcción de ciclorrutas por arterias primarias y secundarias, es decir, por vías principales, según lo afirma en el artículo 132, y es acá donde empieza el problema porque, por ejemplo, una ciudad con proyección sostenible, es decir una ciudad para todos, con un alcalde que proyectó su plan de gobierno hacia “lo sostenible”, una directora de Área Metropolitana encantada con el sistema de bicicletas que vivió en Holanda, etc., pero que es una ciudad cuyos dirigentes no deciden de una buena vez unir el área metropolitana por medio de ciclorrutas porque está prohibido. Bogotá, por ejemplo, cuenta con 394 kms de ciclorruta.

2.     Una de muchos.


La ciudad de muchos es la ciudad que invierte en infraestructura para vías exclusivas (y eficientes) para el transporte público, con un servicio eficaz que hace que gente acostumbrada a usar vehículos con motor, también usen el servicio público para descongestionar las vías.

¿Le suena familiar? Un poco sí y un poco no. Tenemos un sistema masivo de transporte, Metrolínea, que nos mueve, nos sacude, nos hacina, nos engaña, nos hace llegar tarde y nos tumbó. Con vías exclusivas en algunos lados, que se refunden en otras vías con todos los demás medios de transporte, con un problema de cobertura tenaz y, peor aún, busca generar un  monopolio de transporte, que beneficia el bolsillo de quienes no lo usan y más bien pertenecen a la primera social, la de pocos.

Metrolínea está quebrado, lo dirige la incompetencia, y nadie está contento de usarlo.

3.     Una de todos.


Esa es la ciudad que yo quiero. Que queremos varios. La ciudad de los biciusuarios: los ciclistas urbanos que usamos la bicicleta como medio de transporte, más allá de un uso deportivo o recreativo. ¿Realidad? No. Más bien RETO.

Según el Código de Tránsito, la bicicleta es un vehículo con el derecho a la vía, como los demás vehículos. El AMB adolece de una política clara que favorezca la movilidad en bicicleta, incluso la movilidad para peatones. Además, sigue siendo contraproducente la presencia en las vías de más de 76 señales de tránsito que prohíben la circulación en bicicleta (Véase “76 razones para la insostenibilidad: http://demononave.blogspot.com/2014/04/76-razones-para-la-insostenibilidad_1485.html), que vulneran el derecho a la libre movilidad, cuando la movilidad es libre, las vías son de todos y la ciudad se proyecta "Sostenible". Además, sin el apoyo de la esfera pública, alcaldía, gobernación y demás oficinas competentes, la ciudad difícilmente podrá jactarse de un avance significativo en relación a la movilidad alternativa limpia. Lo importante de este primer pre-foro es que se generó una mesa de trabajo que nos seguirá convocando y que, muy seguramente, tendrá más presencia en la ciudad.



Sobre biciparqueaderos el panorama ya empezó a cambiar. Por ejemplo, en Bogotá, la alcaldía estableció un decreto, el 036 del 2004, que establece que los parqueaderos deben ubicar también biciparqueaderos por cada 10 estacionamientos para carros. Esto es un ejemplo significativo que la administración puede implementar porque el fenómeno de privatización de los parqueaderos va en aumento en Bucaramanga, como lo vemos en algunas universidades privadas de la ciudad en las cuales empresas como Parquearse y Parking tienen el monopolio del servicio, sin tener espacios para bicicletas. Disponer de biciparqueaderos en un lugar significa darle la bienvenida a los biciusuarios y, por tanto, motivar el uso de la bicicleta.

Supimos que el gobernador ya ubicó un biciparqueadero en la UNAB, para 4 bicicletas. Muy bien. La única sugerencia es que los biciparqueaderos permitan aparcar más de 4 bicicletas, sobre todo en espacios tan concurridos como los son las universidades. Además, también sabemos del proyecto liderado por la tienda Welcome Bucaramanga, quienes ya ubicaron 4 de los 10 biciparqueaderos que tienen proyectados y también las iniciativas de las administraciones de los centros comerciales Megamall y La Quinta.



Y bueno, no hay, ni siquiera se contempla, un sistema público de bicicletas.

El panorama es claro. ¿Cuál de estas tres opciones es la ciudad donde queremos vivir? La decisión es individual, y genera presión social, pero se necesita, urge, ES OBLIGATORIO, contar con la administración de turno y la voluntad política.


Esta historia continuará…

1 comentario:

  1. Reivindicar los procesos colectivos que propenden un medio ambiente, y una movilidad incluyente

    ResponderEliminar